Abril 2022 – El mercado sufre su mayor caída mensual desde 2008

La caída se ha prolongado desde principio a fin de mes tras el rally de la segunda quincena de marzo, dejando al índice más castigado (Nasdaq 100) con una caída en el mes de -13,26% y al S&P 500 en –8,8%. SFRR cierra el mes en -5,53% (-20,89% YTD), SFPG en -8,47% (-26,51% YTD), y SFQS -7,05% (-18,16% YTD).

Las correcciones tan importantes que vienen sufriendo las compañías de gran crecimiento, muchas de las cuales se encuentran en nuestras carteras, nos llevan a tomar una postura más prudente y aumentar el nivel de caja, tanto en carteras como en fondos, durante abril y primeros días de mayo. Con fecha 4 de mayo acumulamos niveles de caja de hasta el 35% en Sigma Real Return, 15% en Sigma Prudent Growth y 10% en Sigma Quality Stocks. En carteras discrecionales de perfiles prudentes, moderados y tolerantes también hemos ido reduciendo exposición a mercado de forma gradual. Esta caja ayudará a contener la volatilidad de los resultados y permitirá reinvertir a niveles atractivos en cuanto se estabilice el mercado.

La incertidumbre que pesa en el mercado sigue dominada por la falta de visibilidad a la solución de los problemas que amenazan el crecimiento de la economía. La inflación parece haber tocado techo pero aún se especula sobre el nivel en el que se estabilizará. Si el nivel no baja lo suficiente la FED seguirá subiendo tipos de interés (50 puntos han subido en el FOMC de la primera semana de mayo, y se descuentan incrementos de misma magnitud hasta alcanzar un tipo de interés del 2,75% a finales de 2022 y 3,25% a finales de 2023). Los recientes confinamientos por Covid en China han vuelto a sembrar dudas sobre la cadena de suministro y la guerra en Ucrania continúa afectando a los precios de energía, alimentos y minerales.

El mercado ya parece descontar gran parte de los riesgos y el suelo de mercado es difícil de precisar, con la economía americana todavía presentando un crecimiento aceptable. En las compañías de más crecimiento ya parece que la corrección anima a algunas compras. En compañías de más calidad y crecimiento medio aún se ven riesgos a la baja aunque sus resultados en general van batiendo su previsión y sus planes a largo plazo se mantienen intactos. La actividad en CAPEX también se mantiene alta, lo que debería apoyar la estabilización de la economía. Por otra parte, sectores como energía, defensivas y valores refugio ya cotizan en niveles sensiblemente superiores a su media y su recorrido al alza podría ser algo limitado. La temporada de resultados empresariales en general ha sido positiva, y las compañías han anunciado programas de recompras de acciones que esperamos se ejecuten en las próximas semanas o meses.

Suele ser común que cuando el pesimismo es máximo también puede haber recuperaciones importantes en caso de que alguno de los riesgos vaya remitiendo. Tenemos que seguir muy vigilantes, protegiendo a corto plazo pero sin perder de vista que después de las crisis las rentabilidades suelen ser muy atractivas.