Abril 2023 – Inflación y recesión temporalmente contenidas

SFRR cierra el mes en -0,36% (+8,49% YTD)

SFPG cierra el mes en -1,08% (+15,91% YTD)

SFQS cierra el mes en -0,23% (+16,20% YTD)

Abril ha sido un mes de mercados en rango lateral estrecho con los índices dando síntomas de agotamiento tras el buen inicio de año.  A pesar de la apariencia de estabilidad en el mercado, la dispersión entre acciones, sectores y factores de riesgo ha sido muy amplia con sesgo hacia la toma de posiciones más conservadoras.

La inflación de abril se mantiene en línea con lo esperado aunque no se desploma (Inflación USA +4,9 en 12 meses, excluyendo energía y alimentos sube +5,5% en el último año). Muy alta aún por lo que no deberíamos esperar bajadas de tipos en el corto plazo. El mercado cotiza bajadas de tipos a partir de julio en USA, pero para eso tendríamos que ver un deterioro importante de la economía. Los indicadores adelantados de recesión están en zona de peligro a excepción del empleo, que se mantiene fuerte. Con este entorno macro el mercado ha estrechado el rango lateral hacia la zona alta de la banda que en la que se mueve desde mayo de 2022. La zona de 4150/4200 de S&P500 y 13.500/13700 de Nasdaq serán difíciles de romper consistentemente sin que haya un cambio sustancial en la política monetaria o en los datos de crecimiento de la economía. Al final, todo se va a reducir al control de la inflación y en qué medida se puedan ir normalizando los tipos de interés, que suben hasta el 5,25% en USA y 3,75% en Europa durante mayo. En USA deberíamos haber visto el techo ya, y en Europa se esperan subidas hasta septiembre ya que los tipos actuales siguen siendo expansivos y van con cierto retraso respecto de USA. Lo que podemos esperar es una ralentización cada vez mayor en los sectores más dependientes de financiación como el inmobiliario y el automovilístico, y en general el consumo discrecional cuya compra sea más fácil posponer.

Durante abril las acciones de mayor capitalización han sido las que han aguantado los índices como vemos al comparar S&P Top 50 (+2,52%) vs S&P 500 Equal Weight (+0,36%) y S&P 500 (+1,46%). En Nasdaq 100 (+0,49%) vs Nasdaq 100 Equal Weight (-2,22%). En el índice Russell la diferencia ha sido aún mayor: Russell 1000-big caps (-0,29%) vs Russell 2000-small caps (-3,68%).

Por factores, mejor Low Vol (+2,66%), High Dividend (+2,12%) y Quality Factor (+1,38%). Suben las grandes tanto en growth como value (+1,02% y +1.56% respectivamente) y bajan las compañías medianas y pequeñas growth y value (-1,16% y -2,53%, respectivamente).

Por sectores, caen fuerte Metals&Mining y Telecom (-7,07% y -7,38%), suben Petróleo, Energía Communication Services, Health Care y Financials entre el 2,78% y 3,65%. Ha habido cierta recuperación del sector financiero tras la turbulencia de marzo pero la tensión se mantiene y las condiciones crediticias se han endurecido. Por eso el peor comportamiento de las small caps en USA, cuya financiación depende más de la banca regional americana.

A las puertas ya de la recesión más esperada, muchos activos cotizan un escenario negativo, en especial compañías de mediana y pequeña capitalización y sectores growth en Emerging Markets. Son las dos áreas en las que se puede ir acumulando posición en las caídas. En el lado opuesto, muchas compañías cíclicas y defensivas cotizan caras por las expectativas de alta inflación y alta probabilidad de recesión. Es difícil que coexistan ambos escenarios durante mucho tiempo en economías desarrolladas por lo que el mercado se decantará rápidamente por uno de los lados. Por el comportamiento que vemos en el mercado, el escenario que va cogiendo más momentum es el de recesión y viraje hacia posiciones defensivas, con un mejor comportamiento relativo de Growth vs Value, bonos gubernamentales a largo plazo vs corporates, y sectores defensivos vs sectores cíclicos. Podría ser también consecuencia de la proximidad del mes de junio, tradicionalmente débil en bolsa y la potencial turbulencia que podría venir de las negociaciones relativas al techo de deuda americana. En resumen, esperamos un mercado algo más volátil de cara a los meses de verano, con alguna corrección propia de la estacionalidad y el estado de incertidumbre en la economía. Aprovecharemos las pequeñas correcciones que se produzca para ir acumulando posición en los activos más atractivos.