Octubre 2022 – Suelo de mercado puesto a prueba y rebote importante

En octubre conocimos el dato de inflación correspondiente al mes de septiembre. Comenzó el mes con buenas expectativas y un rally del 6% en S&P500. Le sucedió un desplome del -8% tras conocer el dato de inflación americana peor de lo esperado y se perdieron por unos días los mínimos de junio. Sin embargo, el mercado experimentó un fuerte rebote, del 11% desde mínimos, por la sobreventa existente en el mercado y las expectativas de mejores datos de inflación en noviembre, terminando el mes en positivo.

Gestionamos el mes con prudencia acumulando posición en Growth, reduciendo defensivos y modificando dinámicamente la cobertura en los fondos para proteger de mayores caídas si los mínimos no aguantaban.

SFRR cierra el mes en +1,75% (-29,83% YTD), SFPG -0,34% (-36,01% YTD), SFQS +3,24% (-26,62% YTD), mientras que el MSCI World termina en +6,05% en EUR,

(-9,22% YTD en EUR).

Las estrategias de acciones han contribuido de forma positiva, aunque por detrás de los índices por la infraponderación a energía y la gran dispersión de resultados. Destacan Medpace en Momentum (+41%), Dexcom en Growth (+48%) y Costar en Quality (+18%). La que más restó fue Meta (-31%) por el temor del mercado a que la compañía no controlara el gasto por su apuesta hacia el metaverso. Valoramos si reducir pero tras analizar la compañía y el futuro potencial del metaverso acabamos añadiendo exposición en Sigma Real Return en cuanto mostró signos de mejoría.

Meta se ha convertido en una start-up gigante de enorme potencial que no te va a pedir ampliaciones de capital. Con 3.700 millones de usuarios en sus aplicaciones y siendo la compañía que mejor ha sabido gestionar y capitalizar la interacción humana en redes sociales es probablemente la mejor preparada para reinventar el espacio virtual y evolucionar de las fotos, videos y texto al tacto, visión 3D y experiencias sensoriales inmersivas. En esencia, lo que busca Meta es replicar el modelo Appstore en el dispositivo que podría jubilar las televisiones y tablets: las gafas de realidad virtual. La apuesta es grande y el riesgo de dilapidar mucho dinero en pruebas también pero Meta tiene la ventaja de dominar la interacción social virtual, tener una fuente de ingresos recurrente (117.900 mill/año) y una valoración que se dispararía sólo con vender la compañía por partes. Facebook, Instagram, Whatsapp, Quest….y 40.000 millones en caja han llegado a cotizar a menos de 240.000 millones. Si Elon Musk se permite comprar Twitter por 44k millones o Snapchat puede salir a cotizar a un valor de 33k millones (ahora valorada en 17k mill) en una fase en la que aún pierde dinero, parece hasta defensivo apostar por Meta.

En divisa seguimos cubriendo el USD y acumulando posición larga EUR en previsión de que la mayor celeridad de la FED para atajar la inflación subiendo tipos también implique una pausa más temprana que en Europa, donde el BCE se ve obligado a subir tipos a pesar de su menor crecimiento para evitar la devaluación excesiva de su divisa.

Como conclusión, y tras recuperar los mínimos de junio el mercado sigue instalado en una fase lateral que entendemos es de formación de suelo. A los bancos centrales no les interesa ni un mercado muy hundido que obligue a bajar tipos para rescatar de nuevo a la economía, ni un mercado muy sobrecalentado que siga disparando la inflación y obligue a unos tipos mucho más altos que acaben provocando una fuerte recesión. Powell lo explicó muy claro en la conferencia del 2 de noviembre: los mercados anticipan los movimientos de la FED, por lo que las condiciones financieras se relajan o se endurecen antes de que la FED actúe. Tras la subida de tipos al 4% el 2 de noviembre, Powell preparó el terreno para ralentizar las subidas (se espera ahora 50bps en diciembre y subidas más modestas en 2023) sin dejar que el mercado se relajara, avisando de que el relajamiento de la FED no se iba a producir a corto plazo y que podíamos esperar un tipo terminal (el máximo al que llegaría esta etapa de subidas) más alto del esperado. Eso está por ver ya que todo depende de la inflación pero lo que sí podemos esperar es algún mensaje pro-mercado si la amenaza de recesión se dispara y mensajes más duros y restrictivos si el mercado coge demasiada euforia. En esta fase acumulamos/compramos en las caídas y rebalanceamos cuando nos acercamos a resistencias importantes.